Bienvenidos - Brujim Habaim     Ahlan ua Sahlan

Toledo siempre ha sido mitificada y venerada como el verdadero corazón de España y el contenedor de sus esencias fundamentales y su alma.

 

A su importancia histórica, y su significado cultural, se suma el valor de su patrimonio artístico reconocido por la UNESCO y un entorno natural de gran belleza.

 

Su mítico nacimiento a la sombra de una cueva, un dragón y el mítico Hércules, es legendario. La leyenda de la Casa de los Cerrojos o Palacio Encantado, la Mesa de Salomón y el Tesoro Visigodo, han contribuido a que desde tiempos lejanos aún en tiempos de Roma, por la presencia de sus "gimnasios nefandos" ya se la considerara una ciudad de la Magia . Aunque su gran fama no llegaría hasta la Edad Media.

 

Su valor estratégico, como nudo de comunicaciones, hizo que fuera fortificada y dotada de grandes infraestructuras  más importantes de lo que se creía ya en tiempos de Roma. Siempre fue un centro productor de armas, especialmente de espàdas.

 

Famosa por sus Concilios toledanos y ya en tiempos árabes por su rebeldía a Córdoba, conservó entre sus muros el rito mozárabe, de los tiempos visigodos.

 

Al- Hakem I, decide terminar con la rebeldía de los muladíes ( cristianos nobles convertidos al Islam) con la cruel Jornada del Foso.

 

Las murallas de Toledo fueron testigo fiel, de la entrada de Alfonso VI y el Cid. Y en ellas  Alfonso X, dirá que sus súbditos son de las Tres Religiones y ellos han hecho la Historia de España.

 

Toledo, la capital de Sefarad, con la Sinagoga más bella de la Península. La ciudad llorada durante siglos por los sefarditas injustamente expulsados de España, por unos Reyes intolerantes que ya no recordaban las palabras del Rey Sabio.

 

No todo fue una convivencia pacífica pero pese a los enfrentamientos fue un ejemplo de como el respeto lleva a las obras y la cultura más inmortal, tal y como demostró la Escuela de Traductores.


Capital de Reino y de un Imperio, fue con el traslado de la corte a Madrid que comienza una larga decadencia, y aún así la redescubren los románticos y la convierten en lo que es hoy, parada obligada de todo viajero que se precie.

 

Toledo la de los poetas, misticos, novelistas y autores románticos. La de las leyendas,  los colores y olores inolvidables.